Gauss, un científico fundamental

El nombre de Johann Friedrich Carl Gauss (1777-1855) se asocia de manera habitual, y totalmente merecida, al campo de las matemáticas. El alemán destacaría a inicios del sigo XIX por sus grandes aportaciones en esta ciencia, después de que durante el siglo anterior todos los grandes matemáticos fueran franceses.

Pero su impacto fue más allá de los números. Como Arquímedes y Newton, por quienes sentía una profunda admiración, Gauss es considerado uno de los científicos más grandes de todos los tiempos, también por sus contribuciones en otros campos como astronomía, electricidad, física, geodesia, magnetismo u óptica.
(más…)

El nombre de Johann Friedrich Carl Gauss (1777-1855) se asocia de manera habitual, y totalmente merecida, al campo de las matemáticas. El alemán destacaría a inicios del sigo XIX por sus grandes aportaciones en esta ciencia, después de que durante el siglo anterior todos los grandes matemáticos fueran franceses.

Pero su impacto fue más allá de los números. Como Arquímedes y Newton, por quienes sentía una profunda admiración, Gauss es considerado uno de los científicos más grandes de todos los tiempos, también por sus contribuciones en otros campos como astronomía, electricidad, física, geodesia, magnetismo u óptica.

Una habilidad inhata

Carl Friedrich Gauss nació en la ciudad de Brunswick, al norte de Alemania, como hijo único de una familia humilde. A pesar de su prodigiosa e inherente habilidad en las matemáticas, su padre nunca le animó a que estudiara. Sin embargo, gracias al apoyo de su madre, Gauss entró a la escuela primaria antes de cumplir los siete años.

Gauss fue presentado ante al duque de Brunswick, quién le concedió una beca tras observar sus grandes cualidades académicas. De esa forma pudo estudiar secundaria y después ir a la universidad.

El príncipe de las matemáticas

Gauss y la geometríaA los 19 años de edad Gauss demostraría su capacidad en geometría dibujando, únicamente con ayuda de un compás y una regla, cualquier figura geométrica con número de lados múltiples de 2, 3 o 5. Además, también fue capaz de construir un polígono regular de 17 lados con sólo esos dos simples instrumentos.

Posteriormente siguió estudiando matemáticas, contribuyendo en la historia de ese campo. Demostró varios teoremas ya existentes, como el teorema fundamental de álgebra, y definiendo otros, como la aritmética modular, la Campana de Gauss o el Teorema de Gauss.

Cuando Brunswick murió en la guerra, a Gauss se le ofreció una cátedra de matemáticas en la universidad de Gotinga, y allí fue director del observatorio y profesor de astronomía y de matemáticas.

Imanes, telégrafos y la Tierra

A partir de 1831 Gauss colaboraría con el físico alemán Wilhelm Eduard Weber en numerosos experimentos sobre magnetismo y electricidad.

A ellos les debemos el invento del magnetómetro, un instrumento para medir la intensidad del campo magnético, y el primer mapa magnético de la Tierra.

Además, inventaron conjuntamente un nuevo modelo de telégrafo en 1833, conocido como Gauss-Weber, basado en la acción del campo magnético sobre una bobina. De hecho, este instrumento se convertiría en su medio de comunicación habitual.

En 1839, con la cooperación de Alexander von Humboldt, Weber y Gauss decidieron realizar un proyecto para establecer una red de puntos de observación del campo magnético terrestre por todo el mundo.

Mientras se llevaba a cabo la elaboración de éste, Gauss encontró una explicación lógica al origen del campo magnético terrestre, y así pudo formular la teoría general del magnetismo terrestre.

Una inspiración para Maxwell

Otra de sus contribuciones más relevantes en el campo del electromagnetismo fue la formulación de las Leyes de Gauss para la electricidad y para el magnetismo, que son dos de las cuatro ecuaciones fundamentales del electromagnetismo que Maxwell recogería posteriormente.

La ley de GaussPor un lado, con la Ley de Gauss para la electricidad, Gauss demostraría que juntando una carga eléctrica positiva con una carga negativa, sus líneas de campo eléctrico se juntan, saliendo de la carga positiva y acabando en la negativa. mientras que si se encuentran separadas, ambas tienen un inicio pero no tienen un final.

Por el otro, la Ley de Gauss para el magnetismo explica que las líneas de campo magnético siempre tienen un inicio y un final, ya que todos los imanes tienen un polo norte y un polo sur, por lo que las líneas que salgan del polo norte siempre serán las mismas que entran por el polo sur.

 

En definitiva, las numerosas aportaciones de Gauss a diferentes campos de la ciencia le han convertido en uno de los matemáticos más influyentes de toda la historia de la humanidad.

Referencias

Imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro + 4 =


*